La remuneración de los administradores siempre ha supuesto un choque de intereses entre los distintos integrantes de una compañía mercantil, en concreto, administradores, socios y sociedad.