• inicio
  • mercantil
  • levantamiento del velo en grupos societarios responsabilidad por deudas sociales
  • Levantamiento del velo en grupos societarios: responsabilidad por deudas sociales y abuso de la personificación

    12 marzo, 2020
    El levantamiento del velo societario es una medida para combatir tan sólo aquellos supuestos que constituyen lo que se conoce como “abuso de la personificación”

    1. ¿Qué el levantamiento del velo en una empresa?

    Partimos de la base incuestionable de que el levantamiento del velo societario es una medida reconocida por nuestros tribunales como integrante de nuestro ordenamiento jurídico, si bien no desconocemos que también presenta para éstos un carácter excepcional, al venir configurado como reacción para combatir tan sólo aquellos supuestos que constituyen lo que se conoce como “abuso de la personificación”.

    2. El abuso de la personificación.

    En este sentido, nuestro Tribunal Supremo ha establecido que:

    la norma general ha de ser respetar la personalidad de las sociedades de capital y las reglas sobre el alcance de la responsabilidad de las obligaciones asumidas por dichas entidades, que no afecta a sus socios y administradores, ni tampoco a las sociedades que pudieran formar parte del mismo grupo, salvo en los supuestos expresamente previstos en la Ley ( Sentencias 796/2012, de 13 de enero, y 326/2012, de 30 de mayo ), si bien lo anterior no impide que, «excepcionalmente, cuando concurren determinadas circunstancias -son clásicos los supuestos de infracapitalización, confusión de personalidades, dirección externa y fraude o abuso- sea procedente el «levantamiento del velo» a fin de evitar que el respeto absoluto a la personalidad provoque de forma injustificada el desconocimiento de legítimos derechos e intereses de terceros» ( sentencia 718/2011, de 13 de octubre, con cita de la anterior Sentencia 670/2010, de 4 de noviembre)”.

    Profundizando, aún en mayor medida, en este análisis jurisprudencial, resulta digno de reseñar que existe unanimidad en la doctrina en el reconocimiento de que existe un ámbito en el que concurre una situación de riesgo de abuso de la personificación, y éste es el de los grupos de empresas.

    3. Doctrina sobre grupos empresariales.

    Si a esta importante circunstancia le unimos el hecho de que el fenómeno de los grupos de empresas cada vez está más extendido dentro de nuestro tráfico comercial, entenderemos por qué nuestros tribunales le vienen dedicando una cada vez mayor atención en sus resoluciones. De entre éstas, destacamos por su precisión y profundidad de análisis la Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección 15ª, Nº 572/2017, de fecha 22 de diciembre de 2017, que se pronuncia en los siguientes términos:

    “F.D. CUARTO…

    Valoración del tribunal.

    1. La doctrina jurisprudencial sobre el levantamiento del velo social es una técnica de carácter pretorio (judicial) de reacción frente al abuso de la personificación. (…)
    2. Uno de los ámbitos en los que existe coincidencia en la doctrina en señalar que se produce riesgo de abuso de la personificación (y, por tanto, puede resultar frecuente la aplicación de la doctrina sobre el levantamiento del velo social) está constituido por los supuestos de grupos de sociedades. No obstante, no es la simple existencia del grupo la que justifica que esté justificado el levantamiento del velo, porque los grupos no son un fenómeno contrario al derecho societario o al ordenamiento jurídico. Lo que se produce en el ámbito de los grupos societarios es una situación de riesgo de abuso de la personificación, esto es, una situación en la que se pueda pretender la utilización de una pluralidad de sociedades con una finalidad que el ordenamiento no tutela, como es la de excluir la responsabilidad patrimonial y disminuir o incluso destruir la protección de los derechos de los acreedores.
    3. Y cuando nos hemos referido a grupos de sociedades en el apartado anterior no lo hemos hecho queriendo referirnos a grupo en sentido formal sino en un sentido amplio, esto es, referido a los supuestos de sociedades que aunque no consoliden sus cuentas estén vinculadas por la existencia de un administrador común o por la participación en su capital de unos mismos intereses. (…)
    4. Ahora bien, para que se produzca abuso de la personificación no basta que esté acreditada esa situación de riesgo, como en nuestro caso sin duda que lo está, sino que es preciso un dato añadido que sea indicativo de que se ha abusado de la personificación. Los supuestos en los que la jurisprudencia ha venido considerando que se produce tal abuso son, sustancialmente, de dos tipos: (i) los supuestos en los que se hubiera incurrido en confusión patrimonial; y (ii) los de confusión de planos o esferas.

    (…)

    1. Creemos que esos datos son más que suficientes para justificar la aplicación en el caso de la doctrina sobre el levantamiento del velo social respecto de ambas sociedades codemandadas. Lo más significativo es que las tres sociedades, dedicándose en apariencia a una misma actividad no compitieran entre sí, lo que nos hace pensar que las oportunidades de negocio no las adquirían en el mercado por sus medios propios sino que eran mero instrumento del Sr. (…), quien utilizaba a conveniencia propia una u otra como si fueran una misma cosa. En eso consiste el abuso de la personificación, en que las sociedades, aunque formalmente independientes, en realidad no lo eran, sino que todas ellas obedecían a un propósito común que las hacía aparecer ante sus acreedores como una sola. Así se explica que en el contrato de 6 de mayo de 2013 se incluyera tanto la deuda generada con (…) como la generada con (…), porque entre ellas existía confusión de planos o esferas, confusión que más tarde se extendió a (…)”.

    4. Claves para aplicar la jurisprudencia relativa a los grupos de empresas.

    Con base en la jurisprudencia hasta ahora analizada, nos quedamos con que:

    • El concepto jurídico de “grupo de empresas”, a los efectos que nos ocupan, viene recogido en un sentido amplio, referido no sólo a aquellas que responden a una estructura vertical, sino también horizontal, y sin que sea necesario que presenten una constatación desde el punto de visto formal, bastando que presenten cierta vinculación entre ellas, tal como el mismo domicilio social, un administrador común, etc.
    • La existencia de un grupo de empresas conlleva de por sí la existencia de un riesgo de abuso de la personificación, si bien para la aplicación del velo societario se exige que quede justificado que tal riesgo se haya materializado mediante la existencia de un concreto abuso.
    • Y, en lo que respecta a la acreditación de las circunstancias que pongan en evidencia la existencia de tal abuso de la personalidad, debe tenerse en cuenta que pueden ser muy variadas, lo que ha dado lugar en la práctica a una tipología de supuestos muy amplia que justificarían el levantamiento del velo, sin que tampoco constituyan numerus clausus (STS, Sala de lo Civil, Nº 326/2012, de 30 de mayo).

    Dicho esto, entendemos que debemos atender al resultado de cada situación concreta para ver si es factible justificar la aplicación al supuesto de la doctrina del levantamiento del velo social respecto de las sociedades pertenecientes a un grupo de empresas.

    5. Perjuicio a los acreedores y condena solidaria.

    Deberemos atender al uso dado por dichas empresas a la conveniencia de unos mismos intereses, con claro abuso de la personificación, colocando generalmente la deuda tan sólo en las mercantiles insolventes, en perjuicio de los derechos de los acreedores para poder justificar de este modo que puedan quedar también incluidas dentro del perímetro de la reclamación y, por consiguiente, ostenten la consiguiente legitimación pasiva para poder ser condenadas solidariamente.

    Pues, tal y como nos recuerda nuestro Tribunal Supremo (Sala de lo Civil, Sección1ª), en su Sentencia Nº 47/2018 de 30 enero:

    «Estamos, en definitiva, ante un instrumento «(…) que se pone al servicio de una persona física o jurídica, para hacer efectiva una legitimación pasiva distinta de la que resulta de la relación, contractual o extracontractual, mantenida con una determinada entidad o sociedad a la que la ley confiere personalidad jurídica propia (…)». En definitiva, como dice la sentencia de 28 enero 2005, supone un procedimiento «(…) para descubrir, y reprimir en su caso, el dolo o abuso cometido con apoyo en la autonomía jurídica de una sociedad, sancionando a quienes la manejan» (sentencias 1375/2007, de 19 de diciembre (RJ 2007, 9048) ; 201/2008, de 28 de febrero ; 655/2010, de 3 de noviembre (RJ 2010, 8018) ; 326/2013, de 16 de mayo (RJ 2013, 3701) )”.


    Ramón Pascual
    | Abogado LEAN Abogados

    Especialistas en Derecho Mercantil

    Llamada gratuita 900 102 722

    O, si lo prefieres, te llamamos

    [et_pb_posts_blog_feed_masonry_agsdcm posts_per_page=»8″ show_pagination=»off» show_author=»off» show_categories=»off» show_more=»off» category_id=»90,250,154,47″ show_comments=»off» post_bg_color=»#757575″ _builder_version=»4.3.4″ title_font=»|600|||||||» title_text_color=»#6f9383″ meta_text_color=»#6f9383″ body_text_color=»#000000″ body_font_size=»14px» hover_enabled=»0″ blog_feed_module_type=»masonry»][/et_pb_posts_blog_feed_masonry_agsdcm]
    Call Now ButtonLlamada gratuita
    Share This