• inicio
  • mercantil
  • diferencia contrato agencia contrato distribucion
  • Diferencias entre el contrato de agencia y el contrato de distribución

    11 mayo, 2021
    En ambos casos, el contrato de agencia y el de distribución, su principal finalidad no es otra que la de comercializar producto. Pero ¿para qué se utiliza cada uno?

    El contrato de depósito

    Algunos de los aspectos principales que configuran y definen el contrato de depósito y su carácter civil o mercantil.

    Loading

    1. ¿Qué tienen en común los contratos de agencia y distribución?

    El contrato de agencia y el contrato de distribución tienen ciertas similitudes, pues en ambos casos su principal finalidad no es otra que la de comercializar productos. En esa labor de comercialización intervendrán agentes o distribuidores que, en ningún caso, mantendrán relación laboral alguna con el empresario.

    Pero también son significativas las diferencias entre ambos contratos, que han tenido que ir estableciéndose por la diferente jurisprudencia al carecer el contrato de distribución de una regulación específica.

    2. ¿Qué es el contrato de agencia?

    El contrato de agencia viene definido en la Ley 12/1992 sobre el Contrato de Agencia y en concreto, su artículo 1 lo define de la siguiente manera:

    “Por el contrato de agencia una persona natural o jurídica, denominada agente, se obliga frente a otra de manera continuada o estable a cambio de una remuneración, a promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena, o a promoverlos y concluirlos por cuenta y en nombre ajenos, como intermediario independiente, sin asumir, salvo pacto en contrario, el riesgo y ventura de tales operaciones”.

    La remuneración que percibirá el agente deberá ser pactada entre este y el empresario y podrá consistir en una retribución fija o bien en comisiones, pudiendo incluso pactarse una combinación de ambas, todo lo cual se recoge en la mencionada Ley en los artículos 11 y siguientes.

    3. ¿Qué es el contrato de distribución?

    El contrato de distribución, por su parte, no tiene una regulación específica en ningún cuerpo normativo y por medio del mismo, el distribuidor adquirirá del empresario productos para su posterior comercialización, lo que el distribuidor efectuará por su cuenta y riesgo.

    En el caso de la distribución no se establecerán comisiones, sino que su retribución será el resultado del margen que aplique al revender a los destinatarios esos productos. El distribuidor, en definitiva, compra para revender, tratando de obtener un beneficio o margen comercial.

    4. Diferencias principales entre ambos contratos

    Una de las principales diferencias entre ambos contratos, como puede desprenderse de la definición de los mismos, radica en que el empresario o fabricante sigue teniendo cierto control sobre los productos en el contexto de un contrato de agencia, pues el agente podría considerarse simplemente un intermediario, cuya retribución suele ser la comisión que haya pactado con el propio empresario, mientras que en el contrato de distribución, los productos objeto del mismo pasan a ser propiedad del distribuidor, que podrá disponer de estos para su comercialización de la manera que le resulte más conveniente.

    Otra principal diferencia, que también se extrae de la propia definición de ambas figuras, es el diferente riesgo que agente y distribuidor asumen, pues mientras el agente no asume riesgo alguno en la operación, salvo que se pacte lo contrario, el distribuidor lo asume por completo, pues adquiere por su cuenta los productos al empresario o fabricante, para después proceder a su venta.

    5. ¿Qué normativa se aplica al contrato de distribución?

    El contrato de distribución carece de una regulación expresa, por lo que habrá que estar, en primer lugar, a la libertad de pactos de las partes contratantes, aplicando de manera supletoria la legislación civil y mercantil.

    La Sentencia de la A.P. de Madrid de 13 de septiembre de 2006 lo ha definido como un “contrato mercantil de colaboración entre empresarios”.

    En algunos casos, de manera analógica, podrá aplicarse al contrato de distribución lo dispuesto en la Ley sobre el Contrato de Agencia, si bien la jurisprudencia viene reconociendo que tal aplicación analógica no podrá efectuarse siempre, sino que operará cuando el propio distribuidor acredite la existencia de una clientela estable creada por él mismo.

    Abogados especialistas

    Derecho Mercantil

    Llamada gratuita
    900 102 722

    O, si lo prefieres, te llamamos

    Nosotros te llamamos

    Logo Lean Abogados

    | Dirección:   Antonio Maura 16, Madrid
    | Teléfono:  900 102 722
    | Email:   [email protected]
    | Horario:    09:00 – 20:00 (L-V)

    Aviso Legal |     Política de Privacidad     |   LEAN Abogados© 2020

    A Coruña  |  Albacete  |  Almería  |  Badajoz  | Barcelona |  Bilbao  |  Burgos  |  Cáceres  |  Ciudad Real    |  Gijón  |  Granada  | Gran Canaria  |  Guadalajara  |  Huelva  |  Jaén  |  León  |  Logroño  |  Madrid  | Málaga  |  Murcia  |  Palencia    |   Salamanca   |  Santander  |  Santiago de Compostela  |  Sevilla    |  Teruel  |  Valencia  | Valladolid  |  Vitoria-Gasteiz  | Zamora  |  Zaragoza

    Suscríbete a nuestra Newsletter

    Contacta con LEAN Abogados

    Call Now ButtonLlamada gratuita
    Share This