• inicio
  • herencias
  • conmutacion usufructo
  • La conmutación del usufructo de la herencia del cónyuge viudo

     

    10 febrero, 2020
    El artículo 839 del Código civil contempla la posibilidad de conmutación de la legítima del cónyuge

    El artículo 839 del Código civil contempla la posibilidad de conmutación de la legítima del cónyuge, facultando a los herederos para satisfacerla capitalizada en dinero o a través de una renta vitalicia o con la asignación de productos de determinados bienes, lo que no viene a ser otra cosa que la concreción del usufructo en que consiste la legítima del cónyuge. Con ello se evitan los inconvenientes de dividir el dominio pleno en nuda propiedad y usufructo a la vez que se eluden los conflictos y antagonismos que pudieran surgir entre los herederos  y el cónyuge viudo. Ahora bien este no es el caso que nos ocupa. Así, del contenido del testamento se desprende la voluntad clara del testador de establecer un usufructo universal y vitalicio de toda su herencia a favor de su esposa que los herederos han de respectar.

    En este sentido, la interpretación de las disposiciones testamentarias está presidida por el principio de la supremacía de la voluntad del testador de modo que “toda disposición testamentaria deberá entenderse en el sentido literal de sus palabras a no ser que aparezca claramente que fue otra la voluntad del testador”, tal y como lo dispone el artículo 675 del Código Civil.

    De este modo es reiterada la doctrina jurisprudencial que enfatiza la idea de que el intérprete de la voluntad del testador no debe pasar de la voluntad declarada cuando el texto de la cláusula testamentaria sea clara y expresiva  de manera que su suimple lectura permita inferir de modo inequívoco la intención del testador (interpretación literal) a no ser que aparezca claramente que fue otra la voluntad de aquel de forma que cabe apelar a la prudente interpretación conjuntamente combinada con otros criterios como el lógico, el sistemático y el teleológico para concluir el verdadero sentido que impulsó al t5estador a disponer. No obstante “en caso de duda se observará lo que aparezca más conforme a la intención del testador según el tenor del mismo testamento.”.

    Pues bien, desprendiéndose claramente la intención del testador de establecer un usufructo universal y vitalicio de la totalidad de su herencia a favor de su esposa, tal legado debe ser respetado por sus herederos. Se advierte por la doctrina que pese a carecer de una regulación específica el Código Civil, el usufructo universal y vitalicio de una herencia constituye una institución doctrinal y jurisprudencialmente aceptada, siempre que se respeten las legítimas, y supone la constitución a favor de legatario de un derecho real sobre todos los bienes de la herencia. Aclara igualmente la doctrina que aun constituido sobre una universalidad de bienes no por ello pierde su carácter de disposición particular. De este modo, establecida esa cláusula en el testamento, resulta de aplicación el artículo 886 del Código Civil de modo que “el heredero cumple con dar la misma cosa legada, pudiendo hacerlo, y no cumple con dar su estimación.”. 

    El artículo 839 del Código Civil que permite a los herederos satisfacer al cónyuge su parte de usufructo, asignándole una renta vitalicia, los productos de determinados bienes, o un capital en efectivo, procediendo de mutuo acuerdo y, en su defecto, en virtud de mandato judicial, es una norma prevista exclusivamente para la porción de legítima del cónyuge viudo, porción que se contrae al usufructo del tercio de mejora.

    Los herederos pueden pretender la liberalización del tercio de mejora con la capitalización del usufructo abonándole a la viuda un capital en efectivo, en caso de acuerdo e incluso, sin anuencia de la viuda, por mandato judicial. Pero dicho precepto no es aplicable a la porción de usufructo que corresponde a la viuda por expresa disposición testamentaria en virtud de legado del causante y que grava los otros dos tercios de la herencia, y la viuda no puede ser obligada a aceptar en su lugar un capital en dinero.

    También debe tenerse en cuenta lo que dispone el artículo 840 del Código Civil en su redacción vigente por Ley 15/2005 de fecha 8 de julio, que prevé el supuesto en que el cónyuge viudo concurra con hijos sólo del causante, en cuyo caso podrá exigir que su derecho de usufructo le sea satisfecho, a elección de los hijos, asignándole un capital en dinero o un lote de bienes hereditarios. Este precepto se refiere igualmente al usufructo como legítima del viudo, y no al legado testamentario de usufructo que excede de la porción legitimaria, pero evidencia la facilitación de la extinción a través de la capitalización del usufructo en el caso de que el viudo legitimario concurra con descendientes hijos sólo del causante, concediendo en este caso al propio viudo y no sólo a los herederos, la facultad de exigir esta forma de pago de su legítima.

    Por tanto, si no hubiera acuerdo y la viuda interesara la entrega del usufructo in natura, no procedería el pago en metálico del usufructo a la viuda, adjudicándole por el contrario a la citada viuda el usufructo de todos los bienes de la herencia del que fuera su esposo, conforme se ordena en el testamento.

    Basilio-Hermoso

    Basilio Hermoso | Socio LEAN Abogados

    Especialistas en Herencias y Sucesiones

    Llamada gratuita 900 102 722

    O, si lo prefieres, te llamamos

    Loading
    Call Now ButtonLlamada gratuita
    Share This