Elementos esenciales del contrato de seguro de responsabilidad civil

21 marzo, 2022
Analizamos los elementos esenciales que conforman el contrato de seguro de responsabilidad civil contra daños

Abogados especialistas

Llamada gratuita
900 102 722

O, si lo prefieres, te llamamos

Los elementos esenciales que integran los diferentes tipos de contrato de seguro contra daños, incluidos en el Título II de la Ley de Contrato de Seguro (en adelante LCS) -y entre los que indudablemente se encuentra el seguro de responsabilidad civil, regulado en la Sección Octava de dicho Título-, son los siguientes:

1. El interés

Puede definirse como la relación económica existente entre una persona (física o jurídica) -SUJETO- y una cosa o un bien amenazado por un riesgo determinado de daño -OBJETO-. Por tanto, el interés es el elemento que legitima a un sujeto para poder asegurar una cosa, un patrimonio, una actividad e incluso una persona, es decir, el asegurado es el titular del interés asegurado, y por tanto, ocurrido el siniestro previsto en el contrato y a partir del cual se genera la obligación indemnizatoria por parte del asegurador, el factor esencial para determinar la legitimación es el interés en la reparación del daño.

Su carácter de elemento esencial lo proclama el artículo 25 de la LCS y ha sido reconocido por la doctrina jurisprudencial de la Sala Primera del Tribunal Supremo, al afirmar -Sentencia de 9 de julio de 1994, entre otras- que

“…En los seguros de daños, el interés del asegurado a la indemnización procedente por consecuencia del riesgo que se asegura, viene a ser requisito esencial para la validez del contrato, pues en otro caso vendría a ser nulo, conforme a los arts. 4y25 LCS…”.

A su vez, este elemento esencial viene constituido por tres elementos, que se infieren de su propio concepto:

a) Un Sujeto: El Asegurado.

b) Un objeto: El objeto asegurado, que puede ser un bien de cualquier naturaleza.

c) Una relación económica entre el sujeto y el bien, lo que supone que aquél obtenga una utilidad económica de éste y que esa relación sea susceptible de una valoración pecuniaria.

2. El riesgo

Puede ser definido como la posibilidad de un evento que produzca o haga surgir una necesidad patrimonial o pecuniaria. Su carácter de elemento esencial lo proclama el artículo 4 de la LCS.

3. El siniestro

Supone la realización del riesgo, esto es, la realización del evento que causa el daño -que lesiona total o parcialmente el interés-, haciendo surgir la necesidad pecuniaria. Su carácter de elemento esencial se puede inferir, entre otros, del propio artículo 1 de la LCS. Para que pueda hablarse, con propiedad, de siniestro es necesario que se den los siguientes requisitos:

a) Que se realice un riesgo previsto en el contrato, que debe reunir, además, las condiciones estipuladas en la póliza o en la Ley.

b) Que se produzca un daño patrimonial al asegurado.

c) Que tenga lugar durante la vigencia material del seguro.

4. La relación contractual

Por el seguro de responsabilidad civil el asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en la ley y en el contrato, a cubrir el riesgo del nacimiento a cargo del asegurado de la obligación de indemnizar a un tercero los daños y perjuicios causados por un hecho previsto en el contrato de cuyas consecuencias sea civilmente responsable el asegurado, conforme a derecho (artículo 73 de la LCS).

Conforme a la anterior definición legal, por el seguro de responsabilidad civil el asegurador se obliga a mantener indemne al asegurado de cuanto éste deba satisfacer a un tercero como consecuencia de la responsabilidad prevista en el contrato y derivada de un hecho ocurrido durante la vigencia de la relación contractual.

Es, pues, el seguro contra el riesgo de quedar gravado el patrimonio por una obligación de indemnizar, derivada de la responsabilidad civil del tomador del seguro; su finalidad es preservar la indemnidad del patrimonio del asegurado frente a cuanto éste deba satisfacer a un tercero por los daños y perjuicios causados al mismo como consecuencia de un siniestro incluido dentro del ámbito de cobertura del seguro.

5. Indemnidad del asegurado

Puede conseguirse a través de:

Indemnización directa al asegurado perjudicado

La indemnización directamente por parte de la aseguradora al tercero perjudicado. En este orden de cosas, la ley concede al tercero perjudicado acción directa frente a la aseguradora para exigirle el cumplimiento de la obligación de indemnizar el daño o perjuicio causado a aquél (artículo 76 LCS).

El derecho del perjudicado no nace del contrato de seguro, res inter alios acta para él, sino del evento dañoso, que constituye al asegurado en responsable civil y, por ello, en obligado a indemnizar al tercero los daños y perjuicios causados. La acción directa del perjudicado frente a la aseguradora participa de la naturaleza de la acción que aquél tiene frente al causante del evento dañoso, tratándose de una acción de exigencia de responsabilidad civil por obligación derivada de la culpa de que trata el art. 1.902 del Código Civil.

Indemnización satisfecha a un tercero perjudicado

A tal efecto, ha de reconocerse al asegurado acción frente a su aseguradora a fin de obtener el recobro de la indemnización satisfecha por aquél a un tercero por los perjuicios sufridos por el mismo como consecuencia de un siniestro comprendido dentro del ámbito de cobertura del contrato.

En este caso, el derecho del asegurado a conseguir su indemnidad patrimonial, alterada por la efectividad de su responsabilidad civil frente al tercero perjudicado, no nace de su propia culpa o negligencia, sino del contrato de seguro, concebido precisamente para preservar dicha indemnidad patrimonial.


Basilio Hermoso | Socio LEAN Abogados

 

El contrato de depósito

El contrato de depósito

Algunos de los aspectos principales que configuran y definen el contrato de depósito y su carácter civil o mercantil.

Logo Lean Abogados

| Dirección:   Antonio Maura 16, Madrid
| Teléfono:  900 102 722
| Email:   info@leanabogados.com
| Horario:    09:00 – 20:00 (L-V)

Aviso Legal |     Política de Privacidad     |   LEAN Abogados© 2020

A Coruña  |  Albacete  |  Almería  |  Badajoz  | Barcelona |  Bilbao  |  Burgos  |  Cáceres  |  Ciudad Real    |  Gijón  |  Granada  | Gran Canaria  |  Guadalajara  |  Huelva  |  Jaén  |  León  |  Logroño  |  Madrid  | Málaga  |  Murcia  |  Palencia    |   Salamanca   |  Santander  |  Santiago de Compostela  |  Sevilla    |    Valencia  | Valladolid  |  Vitoria-Gasteiz  | Zamora  |  Zaragoza

Suscríbete a nuestra Newsletter

Contacta con LEAN Abogados

Share This