SEGUROS | COVID-19

¿Puedo reclamar el seguro de pago de hipoteca en caso de fallecimiento por Covid-19?

17 abril, 2020
El riesgo asegurado consiste en el pago total o parcial de la hipoteca por parte de la compañía de seguros en caso de fallecimiento del tomador

Los seguros de vida hipotecarios son aquellos en los que el riesgo asegurado consiste en el pago total o parcial de la hipoteca por parte de la compañía de seguros en caso de fallecimiento del tomador. Es usual que esta cobertura se amplíe para incluir también el supuesto de incapacidad permanente absoluta del tomador del seguro.

De no tener contratado un seguro de vida vinculado a la hipoteca, la deuda hipotecaria no se extinguiría con la muerte o incapacidad del titular, sino que pasaría a sus herederos.

Por su propia naturaleza, la posición de asegurado en este contrato la ostenta la entidad financiera con la que tengamos contratada la hipoteca.

Las dudas surgidas en los consumidores acerca de si las entidades aseguradoras podrían utilizar el supuesto de pandemia como causa de fuerza mayor para evitar el pago de las sumas aseguradas han sido definitivamente resueltas por la propia patronal española del seguro, UNESPA. En una nota publicada el pasado 12 de marzo de 2020, ésta indica de forma expresa que “las aseguradoras de vida se encuentran satisfaciendo de forma puntual las indemnizaciones correspondientes por los casos de fallecidos asegurados por coronavirus y entregando las sumas aseguradas a los beneficiarios designados”.

De este modo, no existe motivo alguno por el que, en caso de fallecimiento como consecuencia del Covid-19, no entren en juego la totalidad de las coberturas pactadas en la póliza de seguro de pago de hipoteca por fallecimiento.

¿Qué tramites hay que seguir con la compañía de seguros en caso de fallecimiento del titular de la hipoteca?

Teniendo en cuenta que la Ley de Contrato de Seguro fija un plazo de 7 días para dar parte del siniestro a la compañía de seguros, resulta fundamental comunicar cuanto antes a la misma el fallecimiento del tomador del seguro.

Con ello, a la vez que cumplimos el requisito legal de temporalidad para la declaración del siniestro, obtenemos la paralización del cobro de los recibos de hipoteca posteriores al fallecimiento.

Con dicha comunicación, es conveniente facilitar a la aseguradora la documentación acreditativa tanto del fallecimiento, como de la legitimación activa del declarante del siniestro. Por eso son fundamentales a tales efectos los documentos siguientes:

1. Certificado de fallecimiento

2. Libro de Familia

Con posterioridad a dicha comunicación, es preciso iniciar el trabajo de recopilación del resto de la documentación que será precisa para la tramitación del siniestro, destacando entre ella la siguiente:

1. Certificado de últimas voluntades

2. Testamento

3. Acta de declaración de herederos

4. Escritura de adjudicación de herencia

5. Liquidación del Impuesto de Sucesiones

En la práctica diaria, la propia entidad financiera que otorga la hipoteca suele imponer incluso cuál debe ser la compañía de seguros con la que contratar inicialmente la póliza. De hecho, dicha aseguradora suele estar participada por la misma entidad financiera, lo que no es necesariamente negativo, ya que permite agilizar la tramitación del siniestro.

Si tiene alguna duda sobre esta cuestión,   puede ponerse en contacto  con los especialistas de LEAN en el   teléfono gratuito 900 102 722  o en la dirección de correo electrónico   [email protected].

Abogados especialistas

Llamada gratuita 900 102 722

O, si lo prefieres, te llamamos

Loading
Call Now ButtonLlamada gratuita