Derechos de los trabajadores del sector sanitario: protección frente al Covid-19

26 mayo, 2020
¿Qué derechos tienen los trabajadores respecto de su seguridad en el lugar y desempeño de su labor, en especial los profesionales sanitarios?

La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales estableció la creación de los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales (SPRL) en los hospitales públicos, además de la universalización del sistema de prevención de riesgos laborales.

Esta normativa es de plena aplicación al personal sanitario, ya que no dispone de una regulación propia para su sector.

Según nuestro ordenamiento, es un derecho de los trabajadores recibir una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo. También lo es disponer de servicio de prevención y de órganos representativos en materia de seguridad laboral, igual que es una obligación cumplir las normas relativas a la seguridad y la salud en el trabajo.

El documento “Protección de los trabajadores con riesgo de exposición al nuevo coronavirus (Covid‐19)”, de 21 de febrero de 2020, establece lo siguiente:

“Cualquier medida de protección debe garantizar que se proteja adecuadamente al trabajador de aquellos riesgos para su salud o su seguridad que no puedan evitarse o limitarse suficientemente mediante la utilización de medios de protección colectiva o la adopción de medidas de organización del trabajo. La información y la formación son fundamentales en la protección de las personas en contacto con casos en investigación o confirmados. Hay que tener presente que la dimensión de la protección va más allá del trabajador e incluye al resto de las personas susceptibles de contacto directo o indirecto con el paciente. Los niveles y medidas de protección que se establezcan deben ajustarse y aplicarse en función de la naturaleza de las actividades, la evaluación del riesgo para los trabajadores y las características del agente biológico”.

Dentro de los riesgos de exposición a los que se enfrenta el personal sanitario, el más frecuente es el riesgo biológico, cuya regulación viene recogida en la normativa general sobre los riesgos biológicos que se contiene en el Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, y en la Directiva 2000/54/CE.

El art. 17 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece que el empresario debe proporcionar a los trabajadores los Equipos de Protección Individual adecuados al desempeño de sus funciones y velar por el uso efectivo de los mismos.

Los EPI son elementos, llevados o sujetados por la persona, que tienen la función de protegerla contra riesgos específicos del trabajo. Cascos, tapones para los oídos, gafas o pantallas faciales, mascarillas respiratorias, cremas barreras, guantes o ropa de protección, calzado de seguridad o equipos anticaidas son todos equipos de protección individual.

Legalmente, sin embargo, no tienen la consideración de EPI: la ropa de trabajo corriente y los uniformes que no sean de protección, los equipos de socorro y salvamento, los aparatos de detección de riesgos ni los equipos de protección individual de policías y servicios de mantenimiento del orden. Tampoco se consideran legalmente como EPI los medios de protección en vehículos de transporte (por ejemplo, cinturones de seguridad de automóviles) ni el material de deporte o de autodefensa.

El mismo documento “Protección de los trabajadores con riesgo de exposición al nuevo coronavirus (Covid‐19)” que mencionábamos antes regula todo lo relativo a los equipos de protección individual. En su apartado “Procedimiento de actuación para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al nuevo Coronavirus (SARS-Cov-2)”, distingue varias situaciones de riesgo biológico laboral y establece el siguiente ranking para priorizar la protección de los trabajadores en función de su nivel de exposición potencial al virus:

1. Exposición de riesgo (contacto estrecho con casos probables o confirmados).

 

 

2. Exposición de bajo riesgo (situaciones laborales en las que la relación que se pueda tener con un caso probable o confirmado no incluye contacto estrecho).

 

 

3. Baja probabilidad de exposición (trabajadores que no tienen atención directa al público o, si la tienen, se produce a más de 2 metros de distancia o disponen de medidas de protección colectiva que eviten el contacto).

Abogados Especialistas

Llamada gratuita 900 102 722

O, si lo prefieres, te llamamos

[et_pb_posts_blog_feed_masonry_agsdcm posts_per_page=»4″ show_pagination=»off» show_author=»off» show_categories=»off» show_more=»off» category_id=»90,250,154,47″ show_comments=»off» post_bg_color=»#757575″ _builder_version=»4.4.3″ title_font=»|600|||||||» title_text_color=»#6f9383″ meta_text_color=»#6f9383″ body_text_color=»#000000″ body_font_size=»14px» blog_feed_module_type=»masonry»][/et_pb_posts_blog_feed_masonry_agsdcm]
Call Now ButtonLlamada gratuita