¿Cómo reclamar los productos estructurados del Banco Popular?

 

1. ¿Qué ha ocurrido con los productos estructurados del Banco Popular?

Los productos estructurados son productos financieros de inversión que pueden comprender varias categorías dependiendo del emisor, sin embargo, tienen como común denominador la existencia de un activo de referencia al que está ligada la rentabilidad del producto o la pérdida del capital dependiendo el comportamiento del activo. Puede tratarse de diversos activos, como por ejemplo: acciones, materias primas, tipos de cambio, tipos de interés, fondos de inversión, índices bursátiles, etc.

Son considerados productos híbridos al ser una “cesta” o combinación de varios productos financieros, como regla general, al menos uno de los productos que engloban el estructurado es un activo de renta fija, como por ejemplo un depósito, el cual da la apariencia de proporcionar la seguridad y garantía de devolución del capital invertido, y otro suele ser un instrumento derivado que permite vincular la rentabilidad del producto a alguno de los activos antes mencionados.

Las entidades financieras ofrecen en sus portafolios diversas opciones de inversión para ofrecer la mayor rentabilidad a sus clientes y hacer atractivos los productos para su comercialización, entre estas ofertas se ha detectado la comercialización masiva, incluso entre clientes minoristas, de productos estructurados y fondos inmobiliarios de diversa configuración.

En principio, la nalidad de los productos estructurados es crear un producto a la medida del cliente, teniendo en cuenta factores como su perfil inversor y su disponibilidad de capital, bajo la combinación de diferentes productos de mayor y menor riesgo.

Los productos estructurados pueden ser de tres tipos básicos: depósitos, bonos y notas, pero todos ellos están asociados a un activo financiero (acciones, tipos de interés, divisas, etc) del que depende la renta variable que se ofrece. Cuanto más altas sean las rentas que se pretendan obtener, más riesgo habrá de fluctuación del activo y mayor será el plazo de vencimiento del producto, aparte de que el capital pueda o no estar garantizado en su totalidad.

Esto supone un riesgo de pérdida del capital, si no está garantizado a vencimiento; o de indisponibilidad del capital, salvo que el activo asociado cotice en Bolsa o se pueda vender en el mercado secundario.

Ante la comercialización masiva de productos estructurados, y la elevada sofisticación en sus configuraciones, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el supervisor de los mercados europeos European Securities and Markets Authorithy (ESMA) han lanzado duras advertencias a las entidades financieras, señalando criterios que deben tener en cuenta a la hora de comercialización de estos productos, entre ellas se destaca el deber del banco de “abstenerse de recomendar su compra, o incluso, de comercializarlo cuando crean que el producto no es el mejor para el cliente” y de “asegurarse que su personal cuenta con los conocimientos necesarios para entender las características de los productos comercializados y poder transmitirlos a los clientes”.

Entre los múltiples afectados por las malas prácticas bancarias en el país en los últimos años, también se encuentra un número considerable de clientes del BANCO POPULAR a quienes les recomendaron productos estructurados complejos sin informarles adecuadamente de sus características y riesgos.

Los productos estructurados son productos financieros de inversión que pueden comprender varias categorías dependiendo del emisor, sin embargo, tienen como común denominador la existencia de un activo de referencia al que está ligada la rentabilidad del producto o la pérdida del capital dependiendo el comportamiento del activo. Puede tratarse de diversos activos, como por ejemplo: acciones, materias primas, tipos de cambio, tipos de interés, fondos de inversión, índices bursátiles, etc.

Son considerados productos híbridos al ser una “cesta” o combinación de varios productos financieros, como regla general, al menos uno de los productos que engloban el estructurado es un activo de renta fija, como por ejemplo un depósito, el cual da la apariencia de proporcionar la seguridad y garantía de devolución del capital invertido, y otro suele ser un instrumento derivado que permite vincular la rentabilidad del producto a alguno de los activos antes mencionados.

Las entidades financieras ofrecen en sus portafolios diversas opciones de inversión para ofrecer la mayor rentabilidad a sus clientes y hacer atractivos los productos para su comercialización, entre estas ofertas se ha detectado la comercialización masiva, incluso entre clientes minoristas, de productos estructurados y fondos inmobiliarios de diversa configuración.

En principio, la nalidad de los productos estructurados es crear un producto a la medida del cliente, teniendo en cuenta factores como su perfil inversor y su disponibilidad de capital, bajo la combinación de diferentes productos de mayor y menor riesgo.

Los productos estructurados pueden ser de tres tipos básicos: depósitos, bonos y notas, pero todos ellos están asociados a un activo financiero (acciones, tipos de interés, divisas, etc) del que depende la renta variable que se ofrece. Cuanto más altas sean las rentas que se pretendan obtener, más riesgo habrá de fluctuación del activo y mayor será el plazo de vencimiento del producto, aparte de que el capital pueda o no estar garantizado en su totalidad.

Esto supone un riesgo de pérdida del capital, si no está garantizado a vencimiento; o de indisponibilidad del capital, salvo que el activo asociado cotice en Bolsa o se pueda vender en el mercado secundario.

Ante la comercialización masiva de productos estructurados, y la elevada sofisticación en sus configuraciones, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el supervisor de los mercados europeos European Securities and Markets Authorithy (ESMA) han lanzado duras advertencias a las entidades financieras, señalando criterios que deben tener en cuenta a la hora de comercialización de estos productos, entre ellas se destaca el deber del banco de “abstenerse de recomendar su compra, o incluso, de comercializarlo cuando crean que el producto no es el mejor para el cliente” y de “asegurarse que su personal cuenta con los conocimientos necesarios para entender las características de los productos comercializados y poder transmitirlos a los clientes”.

Entre los múltiples afectados por las malas prácticas bancarias en el país en los últimos años, también se encuentra un número considerable de clientes del BANCO POPULAR a quienes les recomendaron productos estructurados complejos sin informarles adecuadamente de sus características y riesgos.

Reclame los productos estructurados del Banco Popular. 99% de Casos de éxito. Contáctenos Gratis.

¿Te podemos ayudar?

Contactar con un abogado

2. ¿Cuál es la solución para los afectados de productos estructurados del Banco Popular?

Aunque se puede intentar una negociación extrajudicial con la entidad, hasta el momento no existe una predisposición de la misma a alcanzar ningún tipo de acuerdo. La solución es la presentación de una reclamación judicial.

Se solicita la declaración de nulidad por vicio en el consentimiento al haber sido comercializado el producto bajo la falsa apariencia de una renta fija. Para ello es determinante valorar en cada caso concreto:

  • El perfil del inversor,
  • La experiencia en la contratación de este tipo de productos o de características similares,
  • La relación de confianza y asesoramiento de la entidad comercializadora, y
  • La documentación e información proporcionada al momento de la contratación.

Aunque se puede intentar una negociación extrajudicial con la entidad, hasta el momento no existe una predisposición de la misma a alcanzar ningún tipo de acuerdo. La solución es la presentación de una reclamación judicial.

Se solicita la declaración de nulidad por vicio en el consentimiento al haber sido comercializado el producto bajo la falsa apariencia de una renta fija. Para ello es determinante valorar en cada caso concreto:

  • El perfil del inversor,
  • La experiencia en la contratación de este tipo de productos o de características similares,
  • La relación de confianza y asesoramiento de la entidad comercializadora, y
  • La documentación e información proporcionada al momento de la contratación.

3. ¿Puedo reclamar como afectado de los productos estructurados?

Sí, es posible solicitar la nulidad del contrato y la consecuente restitución de las cantidades invertidas siempre que se trate de un cliente minorista, y no se le haya informado adecuadamente de todas las características del producto, especialmente de sus riesgos.

También se puede reclamar si la inversión se ha realizado por una persona jurídica, siempre que sea un cliente minorista, esto es, que no se trate de una empresa de inversión o de una gran empresa que cumpla al menos dos de los siguientes criterios, que recogen el art. 205.2 c) de la Ley del Mercado de Valores:

  1. Que el total de las partidas del activo sea igual o superior a 20 millones de euros.
  2. Que el importe de su cifra anual de negocios sea igual o superior a 40 millones de euros.
  3. Que sus recursos propios sean iguales o mayores a dos millones de euros.

Los Tribunales nos dan la razón. En numerosas Sentencias los jueces han considerado que el banco recomendó -de forma personalizada- a los clientes la suscripción de unos instrumentos financieros que no se acomodaban a su perfil, a sus conocimientos y experiencia inversora, ni a los objetivos de inversión de cada uno de ellos. El banco “debía haber informado a los clientes que los productos financieros no se correspondían con su perfil y objetivos de inversión y, por ello, no eran adecuados”. Y es que, “tal como indica la STS (Pleno) de 18 de abril de 2013, la obligación de información es una obligación activa, no de mera disponibilidad, y que no admite trasladar las consecuencias de su incumplimiento al cliente inversor”.

Esta obligación de información rige con independencia de que el cliente sea “personas física como persona jurídica, hubiesen tenido y tengan como objeto de su actividad el ejercicio del comercio” o “que cuenten con una mayor o menor experiencia de las actividades empresariales, o una mayor o menor experiencia o conocimientos empresariales, contables, económicos, e incluso ciertos conocimientos financieros”.

Sí, es posible solicitar la nulidad del contrato y la consecuente restitución de las cantidades invertidas siempre que se trate de un cliente minorista, y no se le haya informado adecuadamente de todas las características del producto, especialmente de sus riesgos.

También se puede reclamar si la inversión se ha realizado por una persona jurídica, siempre que sea un cliente minorista, esto es, que no se trate de una empresa de inversión o de una gran empresa que cumpla al menos dos de los siguientes criterios, que recogen el art. 205.2 c) de la Ley del Mercado de Valores:

  1. Que el total de las partidas del activo sea igual o superior a 20 millones de euros.
  2. Que el importe de su cifra anual de negocios sea igual o superior a 40 millones de euros.
  3. Que sus recursos propios sean iguales o mayores a dos millones de euros.

Los Tribunales nos dan la razón. En numerosas Sentencias los jueces han considerado que el banco recomendó -de forma personalizada- a los clientes la suscripción de unos instrumentos financieros que no se acomodaban a su perfil, a sus conocimientos y experiencia inversora, ni a los objetivos de inversión de cada uno de ellos. El banco “debía haber informado a los clientes que los productos financieros no se correspondían con su perfil y objetivos de inversión y, por ello, no eran adecuados”. Y es que, “tal como indica la STS (Pleno) de 18 de abril de 2013, la obligación de información es una obligación activa, no de mera disponibilidad, y que no admite trasladar las consecuencias de su incumplimiento al cliente inversor”.

Esta obligación de información rige con independencia de que el cliente sea “personas física como persona jurídica, hubiesen tenido y tengan como objeto de su actividad el ejercicio del comercio” o “que cuenten con una mayor o menor experiencia de las actividades empresariales, o una mayor o menor experiencia o conocimientos empresariales, contables, económicos, e incluso ciertos conocimientos financieros”.

4. Respuesta a las preguntas más frecuentes que se plantea un afectado de productos estructurados del Banco Popular

1. ¿Qué puedo conseguir con la reclamación?

Si la reclamación prospera, Vd. recupera el dinero perdido con el interés legal correspondiente, descontando los rendimientos percibidos y sus respectivos intereses.

2. ¿Reclamación civil o penal?

Aunque en determinados casos puede haber base para presentar una reclamación penal, nosotros recomendamos que se reclame ante la jurisdicción civil, que es lo más rápido y efectivo para recuperar la inversión.

3. ¿Reclamación individual o colectiva?

Nuestra recomendación es reclamar individualmente. Las reclamaciones colectivas pueden incluso no ser admitidas a trámite.

4. ¿Contra quién se reclama?

Por el momento, y mientras el Banco Santander no defina la figura jurídica de integración tras la adquisición del Popular, se reclama contra el comercializador del producto, éste es, el Banco Popular.

5. ¿Qué plazo tengo?

Debe estudiarse cada caso en concreto, no obstante de acuerdo a la doctrina jurisprudencial más reciente debe reclamarse en los 4 años siguientes desde que se pudo haber tenido conocimiento de las verdaderas características del producto adquirido.

6. ¿Cuánto tarda la reclamación?

Según el servicio de estadística judicial del Consejo General del Poder Judicial, un procedimiento como este puede tardar, de media, aproximadamente 9 meses en primera instancia y, si se recurriera, unos 5 meses más.

7. ¿Qué argumentos usa el contrario?

El Banco se suele defender argumentando que la comercialización ha sido correcta desde dos perspectivas: (i) que se han cumplido todas las formalidades de comercialización que se exigen por la normativa MIFID para este tipo de productos y (ii) que se informó correctamente de los riegos a los clientes y por lo tanto los conocían y asumían al contratar el producto.

8. ¿Dónde se presenta la reclamación?

La reclamación se presenta en el Juzgado de Primera Instancia del partido judicial donde fue suscrito el contrato objeto de reclamación.

9. ¿Qué posibilidades hay?

La experiencia en estos procedimientos nos lleva a considerar que la tasa de éxito es alta. No obstante, debe estudiarse el caso concreto así como la documentación del contrato para estudiar todos los aspectos de la información al momento de la contratación y del funcionamiento del producto estructurado.

10. Soy empresa o tengo formación, ¿influye?

Evidentemente influye el histórico de inversión, la formación y la profesión, pero por norma general el Juzgado obliga a la entidad a demostrar que informó correctamente del producto y sobre ese argumento se estima la reclamación.

11. Una vez ganado, ¿cuánto tardo en cobrar? ¿De qué depende?

Una vez se obtiene una Sentencia favorable debe esperarse un mes para que sea rme, plazo durante el cual el Banco podría interponer un recurso de apelación.
Si la parte vencida no interpusiese recurso de apelación, debe esperarse aproximadamente otro mes durante el cual la entidad puede voluntariamente pagar las cantidades adeudadas en virtud de la Sentencia.
El pago se hace a la cuenta del Juzgado correspondiente, y el Letrado de la Administración de Justicia deberá emitir un documento llamado mandamiento de pago, el cual será entregado al cliente para su cobro.
Si el Banco no paga voluntariamente, se presentaría una demanda de ejecución, procedimiento que puede tardar 4 meses más aproximadamente.

12. ¿Cuál es el peor escenario si perdemos?

El peor escenario es que la demanda sea desestimada y que el cliente sea condenado al pago de las costas de la parte contraria. La cuantía de la condena en costas dependerá de la cantidad reclamada.

14. Somos un matrimonio casado en gananciales ¿tenemos que reclamar los dos?

Si ambos son cotitulares del producto estructurado objeto de reclamación, la misma debe plantearse a nombre de los dos

15. ¿Por qué reclamar con LEAN Abogados?

Porque tenemos experiencia en la resolución exitosa de este tipo de reclamaciones, somos especialistas en Derecho bancario y financiero.

16. ¿Qué documentos necesito?

•Hoja de encargo
•Poder General para Pleitos
•Resumen de emisión
•Condiciones generales de prestación de servicios de inversión
•Test de conveniencia
•Documento calificativo del tipo de inversor
•Declaración de recepción de documentos e información
•Orden de valores
•Información sobre los instrumentos financieros ofrecidos por Grupo Banco Popular

Pueden existir otros documentos que sustituyan a uno o varios de los anteriores en función del tipo de producto contratado, pero debe ser el abogado el que valore esta posibilidad.

5. ¿Por qué reclamar tus acciones con LEAN Abogados?

Nuestra Experiencia

El Despacho tiene una larga y dilatada experiencia, defendemos con éxito a miles de afectados por los abusos bancarios.

Nos enfrentamos cada día al Banco en los Tribunales y, hasta ahora, hemos ganado el 99% de los asuntos que nos han encomendado, consiguiendo que los inversores minoristas recuperen su dinero. Conocemos a los abogados que representan a la entidad bancaria y su defensa; y lo más importante: sabemos cómo vencerla.

Afrontamos los casos con el pleno convencimiento de que se puede ganar al Banco y recuperar su dinero. Somos especialistas en Derecho bancario y financiero.

 

Nuestra Metodología

LEAN Abogados es conocedor de la importancia que tiene cada caso, por eso presentamos demandas individuales. Cada cliente recibe el 100% de nuestra dedicación.

Si quiere contratarnos:

  1. Llame al teléfono gratuito y concierte una cita: 900 102 722
  2. Una vez en nuestro Despacho, le atenderá personalmente un abogado que revisará su caso en particular.
  3. En esa misma reunión, le informará de las condiciones de contratación por escrito, con un documento definido y claro y unos honorarios cerrados de antemano.
  4. Una vez firmado el contrato, reunimos la documentación necesaria y comenzamos a trabajar en su demanda, que queda presentada en aproximadamente, veinte días hábiles.

En el caso de que el Banco se ponga en contacto con nosotros para llegar a un acuerdo –cosa que normalmente no sucede–, le informaremos y ayudaremos a tomar una decisión.

 

¿Por Qué Contratarnos?

  • Porque sabemos como recuperar el dinero invertido en productos bancarios complejos, los resultados nos avalan.
  • Porque recibirá un trato personalizado, no será uno de miles de clientes.
  • Porque su demanda será presentada en aproximadamente veinte días hábiles.
  • Porque nuestro trabajo viene guiado por la excelencia y la calidad.

Nuestra Experiencia

El Despacho tiene una larga y dilatada experiencia, defendemos con éxito a miles de afectados por los abusos bancarios.

Nos enfrentamos cada día al Banco en los Tribunales y, hasta ahora, hemos ganado el 99% de los asuntos que nos han encomendado, consiguiendo que los inversores minoristas recuperen su dinero. Conocemos a los abogados que representan a la entidad bancaria y su defensa; y lo más importante: sabemos cómo vencerla.

Afrontamos los casos con el pleno convencimiento de que se puede ganar al Banco y recuperar su dinero. Somos especialistas en Derecho bancario y financiero.

 

Nuestra Metodología

LEAN Abogados es conocedor de la importancia que tiene cada caso, por eso presentamos demandas individuales. Cada cliente recibe el 100% de nuestra dedicación.

Si quiere contratarnos:

  1. Llame al teléfono gratuito y concierte una cita: 900 102 722
  2. Una vez en nuestro Despacho, le atenderá personalmente un abogado que revisará su caso en particular.
  3. En esa misma reunión, le informará de las condiciones de contratación por escrito, con un documento definido y claro y unos honorarios cerrados de antemano.
  4. Una vez firmado el contrato, reunimos la documentación necesaria y comenzamos a trabajar en su demanda, que queda presentada en aproximadamente, veinte días hábiles.

En el caso de que el Banco se ponga en contacto con nosotros para llegar a un acuerdo –cosa que normalmente no sucede–, le informaremos y ayudaremos a tomar una decisión.

 

¿Por Qué Contratarnos?

  • Porque sabemos como recuperar el dinero invertido en productos bancarios complejos, los resultados nos avalan.
  • Porque recibirá un trato personalizado, no será uno de miles de clientes.
  • Porque su demanda será presentada en aproximadamente veinte días hábiles.
  • Porque nuestro trabajo viene guiado por la excelencia y la calidad.

900 102 722

Llamada gratuita 

09:00 – 20:00 (L – V)

Sede Central

C/ Antonio Maura, 16. 28014 Madrid.

CONTÁCTENOS

Pida cita gratis y sin compromiso