El pasado 25 de mayo entró en vigor el nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD) con el propósito de armonizar las políticas de protección de datos de todos los Estados miembros de la UE.