Una de las discusiones más habituales en el seno de las comunidades de propietarios es el hecho de que los dueños de locales tengan que asumir el pago de obras por unos servicios que no van a utilizar