Se considera que las costas procesales conceden un derecho de crédito al litigante para recuperar los costes generados en un proceso judicial.