Las sentencias mayoritarias optaron, en su día, por la absoluta independencia entre las indemnizaciones satisfechas por accidentes de trabajo.