Cuando una persona fallece es necesario llevar a cabo una serie de trámites para que los bienes que figuran a nombre del difunto pasen a ser propiedad de los herederos.