La nueva regulación contenida en la referida Ley de Ordenación de la Edificación supuso un cambio drástico en el régimen de responsabilidades.