¿Quién tiene razón, desde un punto de vista legal, en la batalla que libran los taxis contra los titulares de licencias VTC? ¿Qué perspectivas de futuro tienen uno y otro bando?