• inicio
  • blog
  • herencias
  • que es la cuarta viudal caracteristicas y condiciones para su reclamacion
  • ¿Qué es la cuarta viudal? Características y condiciones para su reclamación

    3, Ene, 2019 | Herencias | Cuarta viudal

    1. Introducción: ¿qué es la cuarta viudal?

    La cuarta viudal es una institución propia del Código Civil de Cataluña que ampara el derecho que tiene el cónyuge viudo (también en el caso de parejas de hecho, aunque no estén casadas) de obtener del caudal hereditario una compensación económica suficiente para cubrir sus necesidades una vez fallecida su pareja.

    Se trata, como hemos explicado, de una particularidad legal específica de una comunidad autónoma que no vamos a encontrar en el régimen general. Y, dado que se trata de una institución recogida exclusivamente en el derecho civil propio de Cataluña, es condición para su reclamación que el matrimonio, o pareja de hecho que conviva como tal de manera estable, esté sujeto al derecho catalán, independientemente de donde residan los cónyuges en el momento del fallecimiento.

    2. Características

    El derecho a la reclamación de la cuarta viudal se da tanto en la sucesión testada, es decir, en la que media testamento, como en la intestada, es decir, en la que el fallecido no ha dejado constancia escrita de cómo deben repartirse sus bienes.

    En cualquier caso, es importante tener en cuenta que esta institución exige para su validez que la convivencia de la pareja fuera real y efectiva en el momento del fallecimiento de uno de sus miembros. Es decir, no basta con que el matrimonio o la pareja de hecho estén legalmente constituidos, ambos deben ser reales, con una convivencia cotidiana.

    Por esta misma razón, la ley impide reclamar la cuarta vidual a aquellos cónyuges o parejas que ya no convivieran con el fallecido en el momento de su muerte. Así, no se podrá exigir la cuarta viudal cuando:

    • Los cónyuges estuvieran separados (de hecho o de derecho) o divorciados
    • Exista una demanda no resuelta de nulidad del matrimonio, de divorcio o de separación (salvo que, aun con esa demanda pendiente, los cónyuges o la pareja se hubieran reconciliado y hubieran vuelto a convivir).
    • En el caso de las parejas de hecho, cuando el superviviente estuviera separado de hecho del fallecido.

    3. Condiciones y procedimiento para su reclamación

    El derecho a la cuarta viudal no es automático. Para poder reclamar, la ley exige que el viudo no disponga de recursos económicos suficientes para afrontar sus necesidades habituales, es decir, las que tenía durante su matrimonio o convivencia como pareja estable. ¿Y cómo se calcula esto? Para empezar, es necesario hacer inventario de los bienes que le quedan al superviviente, tanto de los propios como de aquellos que le correspondiesen por la defunción de su pareja. Ésta es una de las operaciones imprescindibles para calcular la cuantía de la cuarta viudal, pero no la única. Así para saber a cuánto puede ascender la cantidad total de este derecho es necesario lo siguiente:

    Establecer el patrimonio del que disponía el cónyuge o conviviente fallecido, teniendo en cuenta que se deducirán del total:

    • Las deudas que arrastrara el causante
    • Los gastos de entierro, incineración y otros servicios funerarios.
    • El valor de los bienes que correspondan por herencia al cónyuge o pareja superviviente.
    • Determinar las necesidades del cónyuge o pareja superviviente, teniendo en cuenta para ello su nivel de vida durante la convivencia y otras circunstancias relevantes como la edad, el estado de salud o el salario que percibe.

    En función de lo que resulte de estos dos análisis, se aplicarán unas reglas de cálculo previstas por la ley que sitúan como tope máximo de la cuarta viudal la cuarta parte del patrimonio disponible en la herencia que deja el cónyuge fallecido.

    Igual que no es automático, el derecho a reclamar la cuarta viudal tampoco es absoluto. Éstas son las causas más importantes por las que puede desaparecer:

    • Porque el cónyuge o pareja superviviente renuncie a él tras la muerte del causante. 
    • Porque el cónyuge o pareja superviviente contraiga matrimonio o inicie una convivencia con otra pareja tras la muerte del causante y antes de haber reclamado su derecho a la cuarta viudal. 
    • Por la muerte del cónyuge o pareja superviviente antes de haber ejercido su derecho. 
    • Por suspensión o privación de la potestad del cónyuge viudo o pareja superviviente en relación a los hijos comunes con el fallecido, siempre que sea por causa que le sea imputable. 

    La acción para reclamar la cuarta viudal se deberá dirigir contra los herederos del causante. Estos pueden optar entre realizar el pago en dinero o en bienes de la herencia (en cuyo caso, el superviviente podrá solicitar que la demanda en la que se reclama la cuarta viudal se anote de forma preventiva en el Registro de la Propiedad).

    Además, en aquellos casos en los que la herencia no cuente con el caudal suficiente para el pago de la cuarta viudal, la ley prevé la posibilidad de reducir o suprimir legados, donaciones u otras atribuciones realizadas por causa de muerte con el objetivo de salvaguardar los derechos del cónyuge o pareja viuda. Esta acción podrán ejercitarla tanto el cónyuge o pareja superviviente como los otros herederos del fallecido.

    Y un último apunte fundamental: la reclamación para percibir la cuarta viudal debe ejercitarse antes de que transcurran tres años desde la muerte del cónyuge. Una vez superado ese plazo, la acción caduca y el derecho se extingue.

    LEAN Abogados

    Call Now ButtonLlamada gratuita
    Share This