• inicio
  • blog
  • 2018
  • 06
  • 06
  • cambios remuneracion administradores
  • La remuneración de los administradores

    La remuneración de los administradores, cambios interpretativos

    La remuneración de los administradores siempre ha supuesto un choque de intereses entre los distintos integrantes de una compañía mercantil, en concreto, administradores, socios y sociedad. De una parte se sitúan los administradores, que aspiran a tener la máxima retribución posible, y, de otra,  la sociedad y los socios, a los que les interesa tener los mínimos gastos posibles en aras de obtener la máxima rentabilidad del negocio de su mercantil.

    El  26 de febrero de 2018 la sala de lo Civil del Tribunal Supremo modificó el sentido que se venía siguiendo en relación a la cuestión de la remuneración de los administradores y la interpretación que se le daba a los artículos 217 y 249 de la Ley de Sociedades de Capital. Fue a raíz de una denegación de inscripción en el Registro Mercantil de la cláusula estatutaria de retribución de los administradores de una sociedad no cotizada (la decisión del Supremo no afecta a las sociedades de capital cotizadas).

    El artículo estatutario en cuestión tenía el siguiente tenor literal: “El cargo de administrador no será retribuido, sin perjuicio de que, de existir consejo, acuerde éste la remuneración que tenga por conveniente a los consejeros ejecutivos por el ejercicio de las funciones ejecutivas que se les encomienden, sin acuerdo de la junta ni necesidad de previsión estatutaria alguna de mayor precisión del concepto o conceptos remuneratorios, todo ello en aplicación de lo que se establece en el artículo 249.2 de la Ley de Sociedades de Capital.”

    A estos efectos, la sentencia del Tribunal Supremo comienza detallando la dualidad de sistemas retributivos que contemplaba la doctrina mercantilista mayoritaria desde la modificación de la Ley de Sociedades de Capital de  finales del año 2014, a saber:

    • Retribución de los administradores en condición de tales. Este sistema se regía por las previsiones estatutarias y el acuerdo de la Junta General que determina el importe máximo de la remuneración anual del conjunto de los administradores.
    • Retribución de los consejeros ejecutivos. Se regulaba por el contrato que se firmaba entre la sociedad y dicho consejero ejecutivo. El referido contrato debía ser previamente aprobado por el consejo de administración la misma.

    Pues bien, lo que tanto ha llamado la atención de la sentencia del Tribunal Supremo deriva de la interpretación que ésta asienta en relación con lo establecido en el artículo 217 de la Ley de Sociedades de Capital. La sentencia termina con el régimen dual de sistemas de remuneración y aplica un sistema único y cumulativo aplicable tanto para los “administradores en condición de tales como a los consejeros ejecutivos, sin que haya distinción entre categorías de administradores”. Este nuevo sistema cumulativo se deriva del tenor literal de los artículos 217 y 249.3 de la Ley de Sociedades de Capital.

    En primer lugar, los estatutos sociales de cada compañía son los que deberán establecer el carácter gratuito o retribuido del cargo y, en este último caso, han de fijar el sistema de retribución, que podrá consistir, entre otros en:

    1. a) una asignación fija
    2. b) dietas de asistencia
    3. c) participación en beneficios
    4. d) retribución variable con indicadores o parámetros generales de referencia
    5. e) remuneración en acciones o vinculada a su evolución
    6. f) indemnizaciones por cese, siempre y cuando el cese no estuviese motivado por el incumplimiento de las funciones de administrador
    7. g) y los sistemas de ahorro o previsión que se consideren oportunos.

    En caso de que se opte por la retribución de los administradores, la junta general deberá establecer el importe máximo de remuneración anual de los administradores, y este importe permanecerá vigente en tanto no se apruebe su modificación.

    Tras establecerse el importe máximo de la remuneración de los administradores, salvo que la junta general determine otra cosa, corresponderá a los propios administradores la distribución de la retribución, que se establecerá por acuerdo de éstos y, en el caso del consejo de administración, por decisión del mismo, que deberá tomar en consideración las funciones y responsabilidades atribuidas a cada consejero. De cualquier modo, hay que tener en cuenta que cuando el consejo de administración designe entre sus miembros a uno o varios consejeros delegados o comisiones ejecutivas y establezca el contenido, los límites y las modalidades de delegación, la determinación de todos los conceptos por los que estos consejeros puedan obtener una retribución por el desempeño de funciones ejecutivas ha de realizarse mediante el contrato que necesariamente ha de celebrarse entre el consejero y la sociedad. Este contrato deberá ser aprobado previamente por el consejo de administración con el voto favorable de las dos terceras partes de sus miembros.

    De la explicación que se ha puesto de manifiesto en los último párrafos se entiende claramente que el artículo estatutario objeto de debate no podía ser inscribible en el correspondiente registro mercantil debido a la contradicción que supone establecer que la retribución de los administradores tenga un carácter gratuito y que se detalle una retribución específica para los consejeros delegados.

    Por lo tanto, en las sociedades de capital no cotizadas se deberá establecer en los estatutos sociales el carácter retributivo o gratuito de los administradores (incluidos los consejeros ejecutivos) y, en caso de que se dé la primera opción, cuál es el sistema de remuneración. Si los estatutos prevén la retribución de los administradores, corresponderá a la junta general aprobar el importe máximo de esa retribución y, en última instancia, serán los propios administradores -salvo que la junta general determine otra cosa- los que distribuyan la retribución entre los mismos por acuerdo de éstos y, en el caso del consejo de administración, por decisión del mismo conforme lo establecido en el artículo 249 de la Ley de Sociedades de Capital.

    Martín Hernández

    LEAN Abogados

     

     

     

    900 102 722

    Llamada gratuita 

    09:00 – 20:00 (L – V)

    Sede Central

    C/ Antonio Maura, 16. 28014 Madrid.

    CONTÁCTENOS

    Pida cita gratis y sin compromiso









    Share This